ESPACIOS COMUNITARIOS Novedades Trabajadoras Somos

BASTA DE AJUSTE PROVINCIAL A LAS DE ABAJO

¿Cómo entender que en esta situación de pandemia y cuarentena la provincia realice un recorte presupuestario que afecta a les que menos tienen?

En el día de ayer, más de 27.000 familias cordobesas fueron golpeadas fuertemente por la noticia: el gobierno provincial “suspendió” el pago de los programas provinciales de empleo por tres meses (PIP, PPP, PILA y Mujeres por Mi).

Resulta llamativo: frente a los efectos cada vez más evidentes de la pandemia y la cuarenta, sobre la crisis económica y social que ya atravesábamos, de pronto resuelven esto.

No sólo es llamativo, sino escandaloso. En el caso del EO, vemos con horror cómo más de 100 compañeres de nuestras cooperativas, que hoy trabajan en la primera línea de los comedores y copas de leche, o que aguantan la cuarentena esperando volver a sus espacios de trabajo, se quedan sin su único ingreso fijo, y por acción del propio gobierno cordobés.

De estos 27.000 trabajadores y trabajadoras, muchas son parte del sector de la economía popular, personas que ante la pobreza construyeron sus propias fuentes laborales en los márgenes que este sistema de hambre y pobreza tristemente dejaba. Ahí mismo, y a los empujones crearon espacios que no sólo favoreció un poco a sus bosillos, sino que también mejoró la calidad de sus comunidades: espacios de alimentación para la subsistencia básica, huertas comunitarias que producen alimentos para los comedores populares, cuadrillas de mantenimiento y limpieza para las calles olvidadas por los servicios de recolección de la ciudad, talleres textiles que fabrican las mochilas y cartucheras que necesitan les pibes, espacios de compañerxs que se ocupan de enfrentar la violencia machista que no da tregua, o que se encargan de la educación y la salud de les niñes de nuestras barriadas.

Es escandaloso. Exigimos que se garantice el pago de los programas de empleo de todes les trabajadorxs afectades. Es gravísimo que esas personas pierdan su fuente de ingresos en esta delicada coyuntura, cuando más lo necesitan a la hora de cumplir con la medida sanitaria de cuarentena.

El ajuste NO PUEDE SER sobre los sectores más humildes. La suspensión de beneficios impositivos al sector más concentrado del agronegocio, las finanzas y el desarrollo inmobiliario o la revaluación fiscal de las grandes propiedades son un ejemplo de alternativas mucho más justas y solidarias. Con un impuesto extraordinario de solo el 0,1% sobre el valor de la producción de las explotaciones de soja de más de 500 hectáreas alcanzaría para evitar esta situación.Una vez más, se trata de dónde elegimos poner el eje: si en los negocios de unos pocos o en la vida de las grandes mayorías. Vamos a seguir luchando para que el gobierno de marcha atrás con esta medida.